Confía en el hecho de porque esta dicha cada palabra

Mis lectores

Tu opinión: 
Detrás de un beso.

-No lo entiendo, no te entiendo. Cuando estabas conmigo no me dejabas fumar ni un cigarrillo. Ahora fumas, siempre que nos cruzamos te enciendes un cigarrillo, si te veo en nuestro bar estás fumando y para que mentirte, te he visto muchas tardes bajo aquel árbol de la entrada donde charlábamos horas y horas y siempre estás fumando, uno tras otro.
-¿Quieres saber la verdad? Me enciendo un cigarrillo por cada beso que no te doy.
-Me he propuesto una cosa. Dijo ella poniendo esa cara de niña mala, que conseguía derretirlo con solo mirarla.
-¿Cual?
-Voy a conseguir que dejes de fumar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario